Saltar al contenido

Familias en cuarentena

Familias en cuarentena

Cuando nos dijeron que era posible que se decretara la cuarentena de manera oficial, no creíamos o no sabíamos todo lo que iba a implicar “estar en cuarentena”.

De repente y de un día para el otro, no pudimos volver a nuestros trabajos, los niños y niñas dejaron de asistir al jardín y a la escuela, los abuelos se tuvieron que resguardar sin posibilidad alguna de salir de casa dejando de estar en contacto físico con sus nietos y nietas.

¿Quién iba a decir que los argentinos que tenemos tantas costumbres y disfrutamos del encuentro con el otro, ahora esto podía representar una amenaza para nuestra salud?  Que solo podemos salir de casa a comprar alimentos y tener todo un protocolo de limpieza al volver.

Que los momentos más deseados por los adultos eran los asados y los encuentros con familia y amigos y ahora solo se reduce a estar en casa con las personas con las que vivimos…

Que la escuela iba a dejar de ser el lugar donde asistían los niños y permitía a todos los adultos cumplir con sus obligaciones, sabiendo que ellos se encontraban en un lugar seguro.

Todo cambió de repente. Nos encontramos todos bajo un mismo techo, algunos en espacios más grandes y otros en espacios más chicos, algunos siendo más y otros siendo menos… Niños que tienen dos casas y tienen que ir y venir con el riesgo que eso implica….

Y a todo esto sumémosle las obligaciones que cada uno tiene que cumplir… desde casa cumplir con el horario de trabajo, responder mails, hacer la comida, limpiar, bañar a los hijos, ayudarlos a hacer la tarea, participar de las actividades que proponen las docentes….

Y acá me quiero detener…la escuela cambió su forma de trabajar… se adaptó rápidamente y casi sin darse cuenta, encontró una nueva manera de comunicarse con sus alumnos.

Hoy podemos estar en contacto a través de la pantalla cuando esta siempre fue “el enemigo” de todos los niños pequeños…profesionales de la salud recomiendan el no uso de pantallas por todo lo que implica, ausencia de lenguaje, falta de mirada y de contacto con el otro, el niño no tiene necesidades ya que la pantalla le provee animación sin necesidad de intervención de un adulto. Pero hoy la tecnología viene a ocupar un lugar tan importante en nuestras vidas, que debemos utilizarlo, no abusarnos pero si tomar lo bueno que hoy nos da. Uds. se preguntarán que tiene de bueno que un niño se siente frente a la pantalla… les voy a decir que hoy el encuentro con el otro se da a través de ella, hay alguien esperando y disfrutando de conectarse y hay un ida y vuelta… se encuentran con docentes, amigos y amigas, familiares, primos, abuelos, etc. Sabemos que esto no va a durar para siempre y por eso recomiendo que aprovechen esta herramienta que tenemos para estar en contacto con el otro, para promover el intercambio, para fortalecer vínculos y para que la distancia sea menor.

Para ir cerrando me gustaría reconocer el esfuerzo que tanto uds. como sus hijos e hijas están haciendo ya que los adultos son los que le tienen que transmitir la calma que los niños necesitan para sentirse seguros y saber que están haciendo las cosas bien… que muchas veces se pueden enojar porque no pueden salir a la plaza, pero saben que uds. con su discurso les transmiten tranquilidad y saben que si se quedan en casa, todo va a estar bien.

El estar en casa 24×7 haciendo cosas todo el tiempo y manteniendo a los hijos en actividad puede generar en los adultos cansancio, mal humor, tristeza más la incertidumbre de no saber qué pasará  y esto hace que tengamos una revolución emocional… como sugerencia y sabiendo que no es fácil les recomiendo que cada uno pueda tener su tiempo, su momento a solas ya sea dándose un baño, mirando el capítulo de alguna serie, leyendo o simplemente no haciendo nada… dentro de este encierro todos necesitamos un rato para estar con nosotros mismos y  estar en eje para poder transmitirle la calma a ellos que hoy somos sus referentes.

Lic. Djubelian Agustina